Buscar en el sitio


Bajó la temperatura de la salsa: Murió Pablito Lebron

14.07.2010 08:27

Su nombre verdadero es Pablo López Rosa, pero tras convertirse en la voz principal de la orquesta creada por sus hermanos medios se convirtió en Pablo Lebron…. Pablito. Este martes 13 de julio, a los 74 años falleció en New York el cantante que con su voz ayudó a la orquesta de los Hermanos Lebrón a convertirse en una de las agrupaciones célebres de la salsa.

 

El comienzo

La plena y la bomba puertorriqueñas se mezclaban con el soul y el rythm & blues norteamericanos en aquel apartamento marcado con el número 288 de la calle Stagg, en el barrio neoyorquino de Brooklyn. El hogar de la familia Lebron respiraba música todo el tiempo, no importaba que fuera en español o en inglés.
La familia, en la que los miembros mayores eran diestros con el cuatro (instrumento nacional de Puerto Rico) y la guitarra en las celebraciones familiares, había llegado a Estados Unidos a principios de los años cincuenta procedentes del pueblo de Aguadillas, en busca, como todos los inmigrantes, de un futuro mejor.
En el segundo lustro de esa década, mientras Pablo Lebron, el mayor de seis hermanos (hijos de Francisco Lebrón Feliciano y Julia Rosa Sosa) se destacaba como cantante de música típica puertorriqueña y boleros con su trío Las Tres Monedas, José, Carlos y Ángel, quienes no superaban la adolescencia, despertaban a los sonidos de la cultura afroamericana, con el soul, el blues y su manifestación más rítmica, el rythm & blues como máximos referentes.

La expectación de despertaba en los hermanos más pequeños la figura patriarcal de Pablo Lebron era notoria. Recuerda el propio Ángel Lebrón que “cada vez que lo escuchaba cantar con su grupo yo cogía un tarro de galletas y me ponía a tocar como si fuera un bongó”.

La plena y la bomba puertorriqueñas se mezclaban con el soul y el rythm & blues norteamericanos en aquel apartamento marcado con el número 288 de la calle Stagg, en el barrio neoyorquino de Brooklyn. El hogar de la familia Lebron respiraba música todo el tiempo, no importaba que fuera en español o en inglés.

La familia, en la que los miembros mayores eran diestros con el cuatro (instrumento nacional de Puerto Rico) y la guitarra en las celebraciones familiares, había llegado a Estados Unidos a principios de los años cincuenta procedentes del pueblo de Aguadillas, en busca, como todos los inmigrantes, de un futuro mejor.

En el segundo lustro de esa década, mientras Pablo Lebron, el mayor de seis hermanos (hijos de Francisco Lebrón Feliciano y Julia Rosa Sosa) se destacaba como cantante de música típica puertorriqueña y boleros con su trío Las Tres Monedas, José, Carlos y Ángel, quienes no superaban la adolescencia, despertaban a los sonidos de la cultura afroamericana, con el soul, el blues y su manifestación más rítmica, el rythm & blues como máximos referentes.

La expectación de despertaba en los hermanos más pequeños la figura patriarcal de Pablo Lebron era notoria. Recuerda el propio Ángel Lebrón que “cada vez que lo escuchaba cantar con su grupo yo cogía un tarro de galletas y me ponía a tocar como si fuera un bongó”.

Pablo López, o mejor, Pablito Lebron, así recordó esos comienzos: “Fui a la casa y le pregunté a mi mamá que dónde estaban mis hermanos y ella me respondió que estaban ensayando. Cuando fui a verlos ensayar y como empezaban a tocar esos adolescentes, los orienté y empecé a cantar con ellos; así fue como se formaron los Hermanos Lebrón”.

Entre 1965 y 1967 los hermanos Lebron experimentaron con nuevas sonoridades tanto latinas como americanas, aprovechando su origen puertorriqueño y su acercamiento con lo afroamericano. Corría el año de 1967 y la banda pronto empezó a ganar seguidores y ese mismo año la joven orquesta presentaba una audición con dueño de Cotique Records, George Goldner.

A medida que fueron apareciendo sus trabajos, ya con el joven conguero Frankie Lebron integrado a la banda para el disco Salsa y Control (1970) se consolidó un sonido que años atrás se había enriquecido en las Jam Sessions,  jornadas en las que los mismos músicos experimentaban nuevas sonoridades sin restricción alguna.

La inspiración de José Lebrón para crear obras, los arreglos de Angel Lebrón, una percusión vigorosa en las manos de Frankie (congas) y Carlos (bongó y campana) y la voz potente y melodiosa de Pablo Lebrón dieron sus frutos. El resultado de la unión de los Brothers fue un afinque que atrapaba a los melómanos y bailadores por su rítmica, coros agresivos y un montuno vigoroso que se sintió desde el principio en canciones como Vacilón, Falta, Fe, Prostitución, Temperatura o Lo Tuyo Llegará.

Pero el camino al éxito no fue fácil del todo. La segregación racial que imperaba en Estados Unidos a finales de la década de los sesenta y principios de los setenta se cruzó en ese camino, y de paso, influenció su obra. De aquellos días Ángel Lebron nos relató que los dueños de clubes no los querían contratar. “No quisieron darnos trabajo porque no éramos blanquitos y contratándonos acudirían a los shows la gente afroamericana. Fue de lo más desagradable que vivimos”. El grupo ganó este pulso al racismo y poco a poco se convirtió en una de las orquestas insignias de la salsa. Luego llegó la fama y quienes nos discriminaron ahora querían ser amigos”, relató José Lebron.

También es oportuno recordar que los Lebron fueron uno de los primeros grupos en denunciar los abusos de Fania Records con los artistas del sello. Ángel Lebron recuerda que Jerry Massucci intentó cambiar su original estilo por la línea trazada y impuesta por la disquera a todos las orquestas que contrataba. Incluso, llegó a insinuarles a los Lebron que cambiaran a Pablo por un cantante “más blanco y bonito” como Rubén Blades, quien para esa época, mediados de los setenta, trabajaba como empleado de la oficina de correos de la Fania.

El disgusto fue evidente. Por eso los Hermanos Lebron, si bien pertenecieron a Fania Records, nunca fueron invitados a las reuniones de la Fania All stars.

En 1981, Pablo, la voz emblemática de la orquesta, sufrió un ataque al corazón en 1981 que lo alejó de la vida musical. La agrupación se retiró de los estudios y los escenarios por cinco años abrumados por la enfermedad de su hermano mayor. Luegro regresaron por petición del mismo Pablo y desde entonces  varios cantantes han pasado por la agrupación, unos sin pena ni gloria y otros con mayor éxito.


http://www.megaupload.com/?d=BC0OENKP