Buscar en el sitio


Muere Graciela, Reina del Jazz Latino

11.04.2010 20:02

 

NUEVA YORK.— El mundo de la música está de luto. Graciela Pérez Grillo, la Reina del Jazz Afro-cubano, falleció la madrugada del miércoles en el hospital Cornell de Manhattan. Tenía 94 años de edad.

Mappy Torres, su amiga y secretaria personal, quien estuvo con ella a la hora de su muerte, reveló que Graciela murió muy tranquila, sin dolores, con el instrumento musical que tocó toda su vida: las claves.

"Y protegió hasta el último minuto su garganta, no permitiendo que le colocaran tubos para ayudarla a respirar. Tampoco permitió que le hicieran diálisis", informó Torres.

Graciela también pidió que no la lloraran, que su cuerpo fuera cremado y que se hiciera en su honor una gran celebración, la cual se realizará a fin de mes en la Iglesia del Jazz, localizada en la calle 53 y la avenida Lexington, en Manhattan.

"Graciela fue la más versátil y la más completa de las cantantes cubanas. Recorrió todos los géneros, el bolero, la guaracha, el jazz, el son...", dijo Torres. "Ella nunca se casó, no tuvo hijos pero tuvo muchos ahijados y ayudó a mucha gente", agregó.

Iván Acosta, de Latin Jazz USA, productor del documental "Cándido Manos de Fuego", donde la artista aparece junto al percusionista Cándido Camero, dijo que con la muerte de Graciela Pérez el mundo de la música perdió a una de las pioneras del género.

"Graciela fue la primera mujer latina en ser reconocida en los Estados Unidos como cantante de una orquesta de jazz", dijo Acosta. "Se distinguió por sus brillantes actuaciones con las orquestas de su cuñado, Mario Bauza, el pionero del jazz latino, y la de su hermano, Machito. En 2006, en el club de jazz Birdland de Manhattan, nuestra organización le concedió el Latin Jazz USA Chico O’Farrill Lifetime Achievement Award, un reconocimiento que por 20 años hemos estado concediendo a luminarias del jazz latino, entre ellos Tito Puente", señaló.

Acosta recuerda a Graciela como una mujer con mucho humor, y contó que la última vez que la vio, en la tertulia de Lupe, la viuda de Chico O’Farrill, le preguntó qué estaba tomando para los dolores de artritis, y la cantante le contestó: "Whisky, mucho whisky".

Pese a su mal estado de salud, Graciela nunca dejó de cantar. Acosta dijo que la última vez que la vio con el micrófono fue en el Birdland, en octubre de 2009, en el aniversario de Chico O’Farrill, y Graciela cantó algunos boleros en su silla de ruedas.

"La recordaré como una mujer con buen sentido del humor, una actitud muy positiva ante la vida, y una sonrisa de labio a labio", dijo el productor de jazz latino.

Otro que estaba muy apenado ayer por la muerte de Graciela era el percusionista Cándido Camero, de 88 años, quien tocó con Graciela en la orquesta de Mario Bauza y Machito en los 40.

"Ella fue muy querida y admirada por todos en el mundo entero. Es una gran pérdida. La vamos a extrañar mucho", dijo Camero, vía telefónica.

Fue precisamente junto a Cándido Camero que Graciela hizo su última grabación, "Cándido & Graciela, Inolvidable", la cual fue nominada a un Premio Grammy, por mejor álbum de música tropical, en 2005.

"Yo la conocí en el Cabaret La Conga, en 1946, cantando en la orquesta de Machito y Mario Bauza. Desde entonces fuimos muy buenos amigos. Participamos juntos en grabaciones y conciertos", dijo Camero.

El percusionista describió a Graciela como una mujer alegre, sentimental, bondadosa, que le gustaba ayudar a la gente.

"Todos los viernes nos reuníamos en su casa a escuchar música y a hablar de los viejos tiempos. El mundo perdió a la reina del jazz latino", lamentó Camero.

Bobby Sanabria, quien fue baterista de la orquesta de Mario Bauza y grabó tres discos con Graciela, dijo que con la muerte de la artista se perdió a una de las mejores intérpretes de la música afro-cubana.

"Ella fue la pionera, antes de Celia Cruz, que La Lupe. Ella fue la que abrió las puertas a las cantantes que llegarían después. Lamentamos su muerte", dijo Sanabria.

Graciela Pérez era la hermana menor de Machito (Frank Grillo), y llegó a Nueva York en 1942 después de haber estado durante cinco años en la Orquesta Anacaona de Cuba. Graciela participó en la banda por más de 20 años como una de las vocalistas principales, convirtiéndose en la artista femenina más importante de la era del mambo, por lo cual fue ingresada al New York’s International Latin Music Hall of Fame (ILMHF).

Éxitos como "Sí, sí, no, no" y "¡Ay José!", entre otros, se escucharon con su voz en todo el mundo. Lo que definía el arte de Graciela era su clara dicción, fraseo excelente, confianza en sí misma, sentido del humor, sentimiento natural y la capacidad de entregar una letra como si estuviera contando una historia.

"Yo no canto sólo para cantar", dijo a los medios cuando cumplió 90 años. "Hay que dar un tiempo de la canción para entender y expresar su letra también. Hoy en día eso no sucede. Además, usted no necesita una gran voz tampoco. Mira a Nat King Cole. Se convirtió en un gran cantante porque expresó sus canciones, no con gritos, sino por cantar como si estuviera teniendo una conversación", agregó.


http://www.megaupload.com/?d=BC0OENKP